Una biblioteca digital recoge las complicaciones de los trasplantes y donaciones de sangre a nivel mundial

Notify

Se podría decir que es una biblioteca digital de malas noticias. Pero en realidad, es una enorme fuente de conocimiento compartido para los profesionales de la salud y los pacientes de todo el mundo para aprender de las excepciones. Su nombre es Notifylibrary nació en 2010 y es de acceso público. Cuando a un paciente le trasplantan una córnea, un riñón, o le hacen una transfusión de sangre, puede que haga una complicación o una reacción adversa hasta entonces desconocida. El Notify es el lugar donde expertos de todo el mundo comparten estas experiencias de manera didáctica.

El Notify recoge 2.367 artículos médicos previamente filtrados y analizados que hacen referencia a las complicaciones médicas no esperadas de todo lo que tiene que ver con la utilización clínica de órganos humanos, sangre, tejidos y células, o sea, en los trasplantes, las transfusiones y la reproducción humana asistida.

Es una base de datos global dirigida tanto al sector médico, como a los pacientes

Es la base de datos global de vigilancia de los productos médicos de origen humano más grande del mundo y va dirigida sobre todo al sector médico, aunque “un paciente al que, por ejemplo, tengan que trasplantar un órgano o un tejido, puede consultar también las complicaciones que hasta ahora hay documentadas”, explica Aurora Navarro, responsable de comunicación del Notify en el ámbito mundial, y de la biovigilancia de la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT), una de las instituciones que dan apoyo a la iniciativa.

El Notify recoge más de 2300 artículos médicos sobre reacciones no esperadas en trasplantes o transfusiones
Esta biblioteca global que depende de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido impulsada por el centro colaborador de la OMS: Centro Nacional de Trasplante italiano (CNT). La biblioteca incluye artículos e informes de médicos de todo el mundo que trabajan en programas de donación, trasplante o reproducción asistida. Son científicos especializados en microbiología o virología, oncología, autoridades competentes en los diferentes campos, órganos reguladores, y representantes del sector asistencial y médico. Y de aglutinarlos y divulgarlos son responsables en gran parte el BST y la OCATT, que desde el 2015 son asesores científicos del proyecto y responsables de su difusión a nivel mundial.

Una iniciativa así se explica sólo por la evolución de la medicina y la investigación de las últimas décadas, “por los éxitos impresionantes obtenidos en el trasplante, la transfusión y la reproducción asistida en todo el mundo”, explica Navarro.

Este gran contenedor de conocimiento de todo el mundo permite a los profesionales, médicos de todas las especialidades compartir medidas de mejora, logrando así una mayor calidad y seguridad tanto para el donante como para el receptor. Es decir, “trabajar para que los pacientes del futuro tengan un riesgo cada vez más pequeño de sufrir alguna complicación cuando son trasplantados, reciben una transfusión de sangre, o usan técnicas de reproducción asistida para gestar un bebé”, subraya la responsable de comunicación.

Una parte muy importante del contenido del Notify es el que se dedica a la sangre, y se nutre de lo que relatan los programas de hemovigilancia de diferentes países, como el que publica anualmente el BST, el Informe anual de Hemovigilancia de Catalunya 2015, que justo se acaba de publicar.