Utilizamos defensas de donantes para luchar contra virus en pacientes

  • Gracias a los donantes de células con un buen sistema inmunitario, podemos tratar enfermos con defensas bajas que padecen infecciones víricas
  • Las defensas de estos donantes seleccionados por el Banc de Sang son esenciales en enfermos que han recibido un trasplante
  • Nuestras defensas recuerdan todos los virus a los que no exponemos a lo largo de nuestra vida
  • También estamos estudiando otros usos, como un posible tratamiento contra del Covid a partir de células de donantes que han superado la enfermedad

Los glóbulos blancos son los soldados de nuestro cuerpo que luchan contra infecciones; pero no solo eso, entre sus funciones, también se encuentra la de recordar y reconocer todos los virus a los que nos hemos expuesto a lo largo de nuestra vida. De esta manera, si nos volvemos a re-contagiar, nuestro sistema inmunitario puede responder de una forma más rápida. Todo este proceso tiene un único objetivo: no enfermar.

Desafortunadamente, hay pacientes con defensas bajas que tienen un sistema inmunitario debilitado que no es capaz de batallar contra algunas infecciones. Por ejemplo, los enfermos que tienen que recibir un trasplante primero deben someterse a una reducción del nivel de defensas para no atacar el órgano trasplantado y hacer un rechazo. Debido a que se quedan sin defensas, pueden padecer infecciones que para cualquier persona sana son leves, pero que para ellos pueden ser mortales.  Para evitarlo, estamos desarrollando un tratamiento que permite coger las defensas de personas sanas e infundirlas a los enfermos.

1- Nos contagiamos del virus
2- Nuestro sistema inmunitario ataca las células infectadas por el virus
3- Mediante la donación de células, extraemos las defensas que recuerdan el virus al que nos hemos expuesto
4- Infundimos las células al paciente que necesite el tratamiento

Células listas para ser utilizadas

Analizamos a calidad de las defensas de donantes voluntarios. A partir de aquí, les extraemos las células específicas de los glóbulos blancos, que a base de haber estado expuestas al virus previamente, saben leerlo y reconocerlo. Las hacemos crecer en el laboratorio y, como pasa con la masa madre del plan, conseguimos tener muchos millones de células que podemos congelar en diferentes dosis.

De esta manera, siempre que un enfermo lo necesita, podemos disponer de células muy entrenadas para atacar virus, como el citomegalovirus, que en personas sanas no presenta ninguna enfermedad y/o complicación, pero sí en personas con defensas bajas o un sistema inmunitario debilitado.

Un banco de defensas contra el Covid

En este banco de defensas, también hay células de donantes que se infectaron del virus del Covid, y que estamos estudiando para ver si son suficientemente buenas para ser utilizadas como posible tratamiento para luchar contra la infección del virus.

 

Continúa leyendo

Un ensayo clínico para mejorar la calidad de vida de los pacientes con lesiones medulares