6 de cada 10 catalanes no han donado nunca sangre

Solo 4 de cada diez ciudadanos han donado sangre alguna vez en su vida y han contribuido así a las 1.000 donaciones que los hospitales catalanes necesitan cada día. Si lo analizamos al revés, el 62,6% de los catalanes afirma no haber donado nunca sangre, delante del 36,4% que asegura que sí. Este es el resultado de la encuesta Òmnibus del Centro de Estudios de Opinión (CEO) que, por primera vez, ha preguntado a los ciudadanos sobre la donación de sangre.

6 de cada 10 ciudadanos valoran con un excelente la experiencia de donar

Por lo que hace a los que han donado sangre, 6 de cada diez ciudadanos valoran con un excelente la experiencia de la donación. Y casi la mitad, un 46,8%, lo valora con un diez. Atendiendo que la donación de sangre está todavía lejos de llegar a la mitad de la población, el reto principal del Banco de Sangre es conseguir el “relevo generacional” de donantes para que así la donación sea “un hábito cotidiano en la vida de las personas, que pase de padres a hijos” explica el director asistencial de la entidad, Enric Contrreras, que insiste que donar sangre “debería ser como lavarse los dientes”.

Razones para no donar

las razones que alegan los ciudadanos encuestados para no donar sangre son diversas: el 33,1% afirma que “no puede”; el 31,2% responde que “no piensa en eso”; i el 20,5% manifiesta que tiene “aprensión o miedo a las agujas”, según los datos de la encuesta del CEO, hecha en abril de este año.

“La donación de sangre tiene un tiempo y unas condiciones; pueden donar las personas de 18 a 65 años, por la cual cosa los que se van haciendo mayores abandonan la donación, y necesitamos a gente joven que haga el relevo”, sostiene Contreras. Pero más allá del testimonio generacional, el otro gran reto es fidelizar a los usuarios que ya han donado alguna vez para que lo hagan tres veces al año, en el caso de las mujeres, y cuatro veces, en el caso de los hombres, que son las cifras recomendadas. La mediana actual de donación por persona al año, en cambio, está muy por debajo; cerca de 1,3 veces por donante. “Con cada donación puedes llegar a salvar tres vidas” insiste el responsable.

En la línea de trasladar la campañas de donación en los puntos donde hay más concentración de ciudadanos, esta semana el BST impulsara la campaña ‘De camí, dóna sang’ a las estaciones de metro de Sagrera, Universidad y Diagonal, entre los días 4, 5 y 6 de octubre.