Se busca donante de sangre rara

Donante sangre rara

Una de cada 10.000 personas tiene una sangre que no tienen el 99,99% del resto de ciudadanos. Se conoce como “sangre rara”. Entre el 0,01 y el 0,1 por ciento de la población tiene este tipo de sangre “especial” y cuando recibe una transfusión de un donante cualquiera, puede ser que su cuerpo no la tolere.

El receptor con ‘sangre rara’ generará anticuerpos contra el grupo sanguíneo que recibe porque lo detecta como un cuerpo extraño y activará los mecanismos de defensa. Actualmente hay descritos más de 300 grupos sanguíneos, pero los más comunes son los ABO y el Rh.

Hay descritos más de 300 grupos sanguíneos diferentes, aunque los más comunes son el ABO y el Rh

Lo que diferencia a las personas con sangre rara es precisamente no tener estos grupos sanguíneos mayoritarios o ‘públicos’ que tenemos el 99,99% de los mortales. El fenómeno extraño aquí es “no tener”, y por eso su sistema se altera al recibir sangre con grupos sanguíneos desconocidos por su cuerpo.

Qué pasa pues si una persona con “sangre rara” tiene un accidente y necesita sangre de manera urgente? Esta persona tendrá que recibir necesariamente sangre del 0,01% que es idéntica a la suya. Es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) busca tener localizados estos donantes en todo el mundo. En el Estado español, conscientes que la unión hace la fuerza, se creó el 2005 una red de centros especializados en grupos sanguíneos extraños que forma parte de un panel más amplio que gestiona la OMS.

El doctor Eduardo Muñiz, director del laboratorio de inmunohematología del BST, es uno de los hematólogos expertos en fenotipos especiales de referencia internacional. Él ha sido el artífice de haber impulsado la investigación de estos tipos de sangre tan especiales en el Estado.

Existe una red internacional de registros de sangre rara

El Banco de Sangre y Tejidos forma parte de la red de centros especializados en fenotipos extraños del Estado, junto con tres organizaciones más: los centros de transfusión de la Comunidad de Madrid, de la Comunidad Valenciana y de Galicia. Sin embargo, en Catalunya disponemos de más de 350 fenotipos especiales, casi la mitad de los que hay en el Estado.

En el ámbito internacional, quien coordina esta red es el Instituto de la Transfusión de Bristol, en el Reino Unido, que cuenta con todos los registros de unidades raras congeladas y de donantes que existen. Son más de 5000 registros (entre donantes y sangre congelada) que pertenecen a 60 centros y son de 26 países diferentes y es desde Bristol que se coordinan las demandas a escala internacional. El doctor Muñiz es el coordinador estatal cuando hay peticiones de otros países.

Se suele descubrir que una persona tiene sangre rara cuando ha estado enferma o bien, porque está gestando

Como se sabe si una persona tiene sangre rara? Normalmente se ‘descubre’ en pacientes que han estado enfermos y en gestantes. Estas son las vías más típicas, aunque según explica el dr. Muñiz, “ha habido casos que hemos actuado preventivamente y los hemos buscado”. Esto se ha producido, por ejemplo, en el caso de un grupo sanguíneo extraño procedente de Sudamérica pero que con los movimientos migratorios, ha sido reclamado en más de una ocasión en Europa.

Sang rara congelada
Sangre rara congelada

En el BST se reciben peticiones de todo el mundo y de muchos casos diferentes; “actualmente tenemos la demanda de una persona del Japón con un fenotipo muy raro que además, tiene una enfermedad hematológica y requerirá transfusiones periódicas”, explica el dr. Muñiz.

La tendencia actual es tener localizados los donantes para cuando sea necesario, en vez de congelar sangre

En este sentido, la tendencia actual es tener los donantes localizados en una base de datos que se va ampliando, en vez de congelar sangre. Hay que tener en cuenta que el proceso de congelar y descongelar es mucho más laborioso que poder llamar por teléfono a una persona del registro porque venga a dar sangre. Y además, requerir al donante cuando haga falta tiene una ventaja añadida: la sangre fresca tiene una duración de hasta 35 días, y la congelada, una vez se descongela, sólo aguanta siete días, tal como explica el responsable de Immunohematologia del BST en el vídeo.

Si quieres saber más:

TN Tv3 Noticia “Gente con sangre rara”