El potencial terapéutico de la sangre de cordón umbilical podría ser ilimitado

banc de cordó

Miles de pacientes de enfermedades degenerativas como el parkinson o la ceguera por degradación macular podrían ser los grandes beneficiados del uso terapéutico de células madre ‘fabricadas’ en el laboratorio. Las células madres inducidas pluripotentes (iPSC) son células creadas a partir de células adultas y tienen un gran potencial terapéutico y regenerativo. El Banco de San y Tejidos (BST) está impulsando la creación de un Banco público de iPSC a partir de células de sangre de cordón umbilical en el Estado para crear terapias compatibles con miles de pacientes y para la investigación con nuevos fármacos. Este es el proyecto llamado IPS-maíz que dirigen el BST y el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB) y que cuenta con la colaboración de 6 bancos más del resto del Estado.

Células que pueden convertirse en cualquier tejido

banc Ips

Al igual que las células madre embrionarias, las iPSC tienen la peculiaridad de que se pueden llegar a transformar en cualquier otra célula del cuerpo. Esto significa que pueden ayudar a curar muchas enfermedades, es decir, pueden sustituir las células enfermas del paciente, y también se pueden usar para testar nuevos fármacos y para intentar simular la enfermedad en el laboratorio para entender cuál es el problema, y crear así terapias celulares.

El IPS-Panis, que acabará en 2021, es un proyecto pionero en Europa y que se sitúa a la vanguardia de la investigación con este tipo de células en el mundo. De hecho, por el momento en el mundo sólo Corea, Japón, EEUU y Reino Unido han comenzado a crear bancos similares. En Japón ya tienen en marcha dos ensayos clínicos con células derivadas de iPSC y muchas otras de todo el mundo están reclutando pacientes.

El reto principal de usar estas células transformadas que provienen en origen de la sangre de cordón umbilical de un recién nacido, es que sean lo más compatibles inmunológicamente con gran parte de la población a la que servirán de terapia. Es decir, que en caso de ser utilizadas en el paciente, generen el mínimo de rechazo posible y el cuerpo las reconozca como ‘amigas’ y no como agente ‘extraños’. Se calcula que con muy pocos donantes, se puede conseguir llegar a conseguir cubrir el 30% de la población. Y esta es la tarea inicial del Banco, seleccionar estos ‘donantes universales’ de cordón, gracias a la generosidad de los que, miles de pacientes pueden verse beneficiados en un futuro en todo el Estado.

“iPS-PANIA: IPSC alogénicas a partir de Unidades de SCU homocigotas para haplotipos de elevada prevalencia”, expediente: RTC-2017-6000-1, financiado por Agencia Estatal de Universidades – Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades / fondos FEDER de la Unión Europea con el Objetivo principal: Promover el desenvolupament tecnológico, la innovación y 1 investigación de calidad.