La leche de las madres donantes se guarda a -80Cº antes de llegar al bebé

Banc de Llet

La leche que las madres donantes nos mandan al Banco de Leche recorre un largo camino hasta llegar a su destino. No va directamente del congelador de su casa hasta el biberón de un recién nacido prematuro, ni mucho menos. De hecho, no se convertirá en alimento para alguno de los bebés nacidos muy prematuramente en los hospitales de Catalunya hasta ser procesada y almacenada. Y mientras tanto, la espera será como en los registros récords de la Antártida, a -80Cº.

Por el camino, la leche pasará por un vaivén de temperaturas: por una congelación inicial -30Cº, por un calentamiento de hasta +63 Cº para eliminar microbios que se llama pasteurización, y otra vez por el frío glacial de -80Cº. Esta última es la temperatura de almacenamiento, ya que permite tenerla guardada hasta un año. Finalmente, cuando sea necesario ser usada, se rebajará a una temperatura de -30Cº para ser transportada al hospital de destino y allí, será descongelada para dar a los bebés.

La leche pasa por un vaivén de temperaturas antes de ser descongelada para dar a los bebés

La tarea de los especialistas del Banco de Leche es procesar la leche, ponerla a punto con las máximas garantías de higiene y seguridad, y hacer controles microbiológicos estrictos antes y después de tratarla. Hay que tener en cuenta que los bebés prematuros que tomarán la leche tienen menos de 32 semanas de gestación y pesan menos de 1,5 Kg, por tanto, tienen un sistema inmunológico todavía muy inmaduro y son mucho más vulnerables a las infecciones.

En este sentido, hay una bacteria muy conocido por los Bancos de Leche, el Bacillus cereus que es difícil de eliminar y, si se detecta leche contaminada con este microorganismo, se rechaza. Es una bacteria que está presente con cierta facilidad en los alimentos y que todos hemos ingerido en alguna ocasión en diferentes proporciones, pero que sería perjudicial para un niño prematuro. Por lo tanto, la única opción para ganar la batalla a este ‘entusiasta’ de la leche y los alimentos es extremando las medidas de higiene. Aquí puedes encontrar “12 trucos para garantizar que la leche se conserve bien“.